Consejos para decorar la habitación de un bebé

Diseñar la habitación de un bebé puede ser una experiencia divertida y gratificante, pero también puede parecer un poco desalentador, en especial si no sabes por dónde empezar.

¿Te sientes un poco abrumada? Tómate un respiro y aprende con estos útiles consejos para decorar la habitación de tu bebé mientras estás en la etapa final de tu embarazo.

Habitacion bebé

Existen aspectos fundamentales que no puedes pasar por alto cuando viene en camino un bebé. La forma de decorar el cuarto es el principal, y el momento adecuado de hacerlo es mientras aún estás embarazada.

Aunque no es absolutamente necesario limitarte a un solo concepto, elegir un estilo o tema específico te ayudará a reducir el enfoque y crear un diseño más atractivo. Elige las cortinas, edredones, alfombra antes de la pintura, para que se te haga más fácil saber que colores utilizarás.

¡El bienestar de un bebé no tiene precio!

La primera habitación de tu bebé debe ser un espacio cálido, lleno de mucha paz, cómoda y muy funcional. El dormitorio de un recién nacido debe reunir una serie de condiciones que otorguen seguridad y bienestar al bebé.

Cunas bebé decoración

Mientras más sencillo sea el mobiliario del cuarto, mejor. Sin embargo, al principio es bueno enfocarse en las condiciones óptimas en que debe estar la habitación para recibir al nuevo miembro del hogar. A continuación, queremos compartir contigo los mejores consejos para decorar la habitación de un bebé.

 

Asegura el espacio para tu bebé

Lo primero a tomar en cuenta en el diseño de la habitación de un bebé, es que su espacio debe contar con seguridad, donde a medida que crece, pueda explorar todo su entorno sin correr ningún tipo de peligro.

Para ello, utiliza pinturas que no sean tóxicas, los enchufes deben tener protectores, de manera preventiva cubre todas las esquinas que puedan estar a su altura del bebé, mantén la habitación limpia y usa barreras cuando sean necesarias.

Todas estas herramientas antes nombradas las puedes conseguir con tiernos diseños que le darán un toque especialmente infantil a la habitación de tu bebé.

Los colores de la habitación del bebé

Antiguamente era tradición utilizar los colores que se asociaran al sexo del bebé (azul para los niños y rosa para las niñas), sin embargo, en los últimos años la tendencia en muchas familias es utilizar colores más neutrales al sexo. Por ejemplo: el beige, el verde, el amarillo claro e incluso, el lila.

Existen pinturas para todos los gustos, en una gran variedad de tonos, pero para los recién llegados a la familia se recomiendan colores más suaves, que ofrezcan un ambiente de tranquilidad.

El papel tapiz también puede ser una opción para las paredes del cuarto del bebé pues le dará un toque único y original. No es necesario usar muchos colores en la habitación, bastará con escoger un color y utilizar ciertos elementos decorativos para lograr un diseño alegre y tierno.

Iluminación del cuarto del bebé

Para los recién nacidos es aconsejable utilizar solo tres tipos de lámparas en la habitación.

Lámpara en el techo

Puede tener diseños infantiles de disney con formas (redonda, cuadrada, asimétrica, rectangular, etc.), también pueden ser de figuras para darle una temática específica a la habitación.

Lámpara en paredes

Lampara nube ikea DRÖMSYN
Lampara nube ikea DRÖMSYN

Esta lámpara de pared se utiliza en el caso de que el pequeño necesite de cualquier cuidado durante la noche, con el fin de evitar incomodar con la luz más fuerte.

 

 

Una iluminación tenue puede ayudar al bebé a que pueda conciliar mejor el sueño.

Lámpara de mesa

Lámpara mesa Ikea
Lámpara mesa Ikea SPÖKA

La comodidad de esta lámpara la hace una de las más usadas. Su fin es parecido al de la lámpara de pared, sin embargo, la posibilidad de moverla de un sitio a otro la hace una de las preferidas.

Existen diseños de lámparas reflectoras con figuras hermosas, las cuales, al encender la luz, proyectan la forma de las mismas en las paredes de la habitación.

 

Las cortinas en el cuarto del bebé

Cortinas IKEA bebé
Cortinas IKEA bebé HIMMELSK

Durante el sueño diurno del bebé es bueno controlar las entradas de luz natural a la habitación, para esto se recomienda usar las cortinas de materiales que no atrapen mucho polvo. Este mismo consejo es aplicable al material del protector de la cuna y de la colcha.

Cabe destacar que existen miles de telas con estilos, temáticas y coloridos especiales que se pueden adaptar a cualquier gusto, pero en el caso de las cortinas, el lino y las telas sintéticas son las que más podrían proteger contra los rayos del sol.

 

Las cortinas Ikea bebé HIMMELSK son las que hemos elegido para decorar la habitación de Alejandro

La cuna donde dormirá el bebé

Debe tener una distancia correcta entre sus barrotes, la cual no debe ser ni muy pequeña ni muy grande. La distancia correcta estaría entre los 4,5 y 6,5 cm. No debe estar fabricada con materiales tóxicos pues cabe la posibilidad de que el bebé chupe los barrotes e incluso mordisquee la barandilla.

La barrera debe estar fuertemente fijada para que sólo papá y mamá puedan ser capaces de bajarla y subirla. El ancho mínimo de la cuna debe ser aproximadamente de 60 cm o que sea por lo menos 20 cm más larga que el bebé.

Lo mejor es utilizar colores neutros para la cuna, de tal forma que pueda combinar con cualquier cambio que se desee realizar en la lencería de la habitación.

Un protector en todo el borde interno de la cuna servirá para proteger al bebé de los barrotes, el cual puede ser de diversos colores y con figuras que se puedan adaptar al estilo de la decoración del cuarto del bebé. Las decoraciones, pegatinas o los dibujos deben estar bien pegadas o pintadas, para que el bebé no pueda arrancarlas.

La cuna debe estar en la zona más tranquila del cuarto, retirada de la puerta y donde esté más protegida. Evita ponerla debajo de ventanas y la cabecera trata de colocarla contra una pared sólida.

 

Los muebles dentro de la habitación

La mejor opción es elegir muebles que sean convertibles y que acompañen al niño en su crecimiento. Los muebles básicos que deben estar en la habitación de un bebé son: la cuna o cama-cuna, un armario y un cambiador. Un espacio para el almacenaje también es muy útil e importante, y es preferible si tienen varios compartimentos como cajones y varias estanterías, o un estante empotrado.

El cambiador del bebé puede estar sobre una colcha con cajones, de esta forma se podrá aumentar la capacidad del espacio de almacenaje. Un ejemplo de medidas ideales para el mueble es de 90 cm de alto por 55 cm de profundidad. Los muebles que escojas pueden estar pintados con colores pasteles y con diseños neutros como rayas, círculos, puntos, también puedes poner vinilos en estos muebles etc.

No es bueno llenar la habitación de tantos muebles. En la medida que el bebé vaya creciendo, se pueden ir agregando cajas o baúles en donde se puedan guardar juguetes u otros objetos. Solo coloca lo que consideres indispensable y ve agregando según vaya requiriendo el momento.

Sitúa en una de las esquinas de la habitación un sillón cómodo para darle de comer al bebé, o simplemente, para estar algún tiempo cerca de él. Este sillón debe ser seguro y cómodo.

 

Ubicación de las  alfombras, edredones, cojines, etc

El toque de color y diversión que se le dará a la habitación deberá ser principalmente con alfombras, cojines, cortinas, edredones, etc. Cuando estos elementos se cambian, la habitación parece dar una total transformación. Puedes usar telas estampadas, con rayas y de diferentes colores. Asimismo, puedes cambiar estos elementos adaptándote a la estación del año y a la edad del niño.

Debido a los requerimientos de estímulos necesarios en las primeras etapas de vida de un bebé, es bueno usar telas y alfombras de diferentes texturas. De esta forma, el niño también comenzara a descubrir nuevos elementos que activaran su interés por el entorno. Se aconseja elegir alfombras lavables, pues cuando el bebé comience a gatear, constantemente estará en contacto con el suelo.

 

Recomendaciones para tomar en cuenta dentro del dormitorio de un bebé.

  • Evita colocar objetos pesados encima de la cuna, como ventiladores de techo, estanterías, cuadros y lámparas colgantes.
  • Lo mejor es que el dormitorio este despejado, que todo tenga su sitio (los juguetes, la ropita, los pañales, etc.) Evita dejar cosas en el centro del cuarto para no correr el riesgo de darte tropezones con algún objeto o mueble.
  • No es bueno exagerar con la cantidad de artículos en la habitación del bebé. Elige solamente los que vayas a utilizar en realidad.
  • La habitación del bebé debe estar cerca de la tuya para que puedas atenderlo con mayor facilidad y rapidez.
  • El cuarto del bebé debe estar bien ventilado e iluminado para evitar el ambiente de humedad, los ácaros y, en consecuencia, alergias.
  • El principal factor a buscar para la habitación de un nuevo bebé es la tranquilidad, es por ello que se debe buscar un buen aislamiento acústico.

Dejar respuesta

Escribe un comentario
Introduce el nombre