Vitaminas y minerales recomendados durante el embarazo

Uno de los mayores deseos que tenemos todas las mujeres, al enterarnos que estamos embarazadas, es traer al mundo un niño sano. Además de las visitas periódicas con el ginecólogo y la matrona, los análisis de sangre, de orina y el control de peso, están las recomendaciones de una dieta sana y equilibrada y los complementos nutricionales.

Vitaminas Minerales Embarazo

Hoy nos enfocaremos en los suplementos alimenticios de vitaminas y minerales, para aclarar sus efectos durante el embarazo.

¿Por qué tomar suplementos en el embarazo?

La naturaleza es muy sabia y el cuerpo de la futura madre da prioridad al feto y orienta sus recursos para garantizar su desarrollo, el médico nos indicará las dosis precisas que debemos tener de vitaminas y minerales según nuestra historia, para que el feto no merme nuestras reservas de nutrientes.

Mi ginecólogo me recomendó tomar Natalben Supra

Natabel Supra está especialmente indicado para mujeres embarazadas, con todos los componentes nutricionales necesarios, como ácido fólico, yodo, hierro, Omega 3 y Vitamina D. Así que fue lo que tomé en todo el embarazo, me fue genial ya que mis niveles de hierro, que siempre los he tenido bajos, aumentaron cada trimestre. También antes de quedarme embarazada estuve tomando ácido fólico.

Natalven Supra
1 Opiniones
Natalven Supra
  • Complemento alimenticio para la mujer embarazada, con todos los micronutrientes esenciales durante esa etapa. Presentado en caja de 30 cápsulas para un mes de tratamiento.
  • Marcas: Natalben

En una dieta equilibrada, de cualquier persona y más en una mujer embarazada, debe existir variedad de alimentos, que incluyen además de las vitaminas y minerales, los hidratos de carbono, las proteínas y las grasas saludables. (Si quieres accede al artículo alimentos prohibidos en el embarazo).

Estos deben contener los nutrientes y vitaminas correctos para la salud del embarazo y el desarrollo del bebé. Una dieta equilibrada es la mejor forma de obtener todos los nutrientes diarios, pero los complementos nutricionales también pueden ser muy beneficiosos. Se recomienda tomar suplementos vitamínicos prenatales y vitaminas o minerales adicionales si el médico lo encuentra necesario.

Hay que recordar que los suplementos no reemplazan una dieta saludable, sino que garantizan que la futura madre recibe suficientes nutrientes diarios. Hay algunas vitaminas y minerales que son especialmente importantes. Pero no todas las vitaminas son beneficiosas, las mujeres embarazadas no deben tomar suplementos de vitamina A ya que un exceso de esta vitamina puede ser perjudicial para la salud del bebé.

Se pueden comprar los suplementos en farmacias o parafarmacias e incluso en supermercados, siempre deben ser prescritos por el médico. Si se adquiere ácido fólico o vitamina D de una tableta multivitamínica, hay que asegurarse que la tableta no contenga vitamina A (o Retinol).

A continuación presentamos los suplementos más recomendados durante el embarazo y las fuentes alimenticias que los contienen:

Minerales

Los minerales son elementos que intervienen en distintas funciones metabólicas dentro del cuerpo, los más importantes son: zinc, hierro, flúor, yodo y calcio.

Zinc

Alimentos con ZincEstá asociado al buen funcionamiento del sistema inmunitario, el mecanismo de absorción de carbohidratos, el crecimiento y la reproducción celular. Generalmente no se prescribe como un suplemento exclusivo, ya que si se mantiene una alimentación equilibrada garantiza los niveles necesarios.

Se encuentra en los siguientes alimentos de origen animal; marisco, aves, ostras, carne, hígado, yema de huevo, carne de cordero o sardinas.

Por otro lado, los alimentos de origen vegetal que lo contienen son: cereales integrales, soja, legumbres, algas y levadura de cerveza.

Hierro

Alimentos con hierroEste microelemento interviene en la respiración celular, el transporte de oxígeno y el dióxido de carbono. Cabe destacar que la respiración del feto y su nutrición se llevan a cabo a través del sistema circulatorio, que está vinculado al de la madre. La proteínas hemoglobina y mioglobina, tienen por compuesto principal el hierro, la primera está contenida en los glóbulos rojos y la segunda en los músculos.

El hierro se encuentra en varias fuentes animales (hierro hemo) y vegetales (hierro no hemo). El hierro hemo se absorve en un 50% mientras que el no hemo en apenas un rango de 3% a 8%.

Entre los alimentos que contienen hierro tenemos las legumbres, los cereales, el germen de trigo, el hígado, la carne, los mejillones, los huevos, el pollo o el pescado.

Este mineral se absorbe mejor al combinar su ingesta con vitamina C, B6, B12, calcio, cobre, ácido fólico y fósforo.

Hay que tener especial cuidado con el hierro ya que su deficiencia puede provocar partos prematuros.

Flúor

alimentos-con-fluorEste mineral interviene en el cuidado del esmalte dental y la formación de los huesos. También se conoce que deficiencias de flúor puede afectar negativamente el sistema nervioso.

Las verduras y hortalizas, el café, el pescado, los mariscos y el té, pueden contener flúor.

La carencia de flúor provoca osteoporosis y su exceso alteraciones del sistema nervioso.

Yodo

Alimentos con yodo Tiene un papel esencial en la quema de grasas, en la síntesis del colesterol y es responsable del correcto funcionamiento de la tiroides. La tiroides es una glándula en el cuello que produce hormonas que ayudan al cuerpo a usar y almacenar la energía de los alimentos. Se necesita yodo durante el embarazo para ayudar a desarrollar el cerebro y el sistema nervioso del bebé. El sistema nervioso (cerebro, médula espinal y nervios) ayudan al bebé a moverse, pensar y sentir.

Durante el embarazo, se necesita 220 microgramos de yodo diarios. No todas las vitaminas prenatales contienen yodo, así que hay que asegurarse de consumir alimentos que contengan yodo.

Las fuentes de yodo son: leche, verduras, frutas, mariscos, pescados y algunos tipos de algas.

Su deficiencia puede producir cretinismo en los niños y el exceso provoca adelgazamiento, afecciones cardíacas, nerviosismo, entre otros. Consulte con su médico si necesita tomar un suplemento de yodo, para garantizar los niveles adecuados en el embarazo.

Calcio

Alimentos con calcioDe su presencia en el cuerpo depende la transmisión de los impulsos nerviosos a los músculos, la formación de huesos y dientes. Su consumo debe estar acompañado de vitamina D. Dado que su uso en el organismo genera gran demanda, durante el embarazo y mientras la lactancia debe garantizarse una ingesta apropiada.

El feto en constante desarrollo en el vientre materno experimenta un proceso acelerado de osteogénesis después de la octava semana.

Los alimentos aportan entre un 20% y un 40% del calcio que poseen. Se absorbe mejor acompañado de lactosa, vitamina D, vitamina C, grasa y proteínas.

La leche, el yogur y el queso son las fuentes principales de calcio. También puede obtenerse a partir de frutos secos, como cacahuetes, almendras o avellanas, en las semillas de girasol y en los vegetales de hoja verde, como las espinacas y las legumbres.

Su consumo en exceso puede ocasionar calcificaciones en las articulaciones y la deficiencia puede generar raquitismo, osteoporosis y tetania.

Vitaminas

Las vitaminas son sustancias que en su mayoría el cuerpo es incapaz de producir, por lo tanto deben ser suministradas en forma de suplementos para un funcionamiento óptimo del organismo.

Al igual que los minerales, en su mayoría son aportados por los alimentos en una dieta equilibrada.

Las principales vitaminas que requiere el cuerpo son: C, D, K y B.

Vitamina C

Alimentos Vitamina C La necesidad de vitamina C aumenta en el embarazo debido al mayor volumen de sangre en la futura madre y al crecimiento del bebé. La vitamina C es importante para la formación de colágeno, que es especialmente importante en los vasos sanguíneos.

La vitamina C se encuentra en frutas y verduras. La ingesta de esta vitamina también mejora la adsorción de hierro de su dieta.

La dosis diaria recomendada media de vitamina C durante el embarazo es de 40 mg / día, pero algunas mujeres pueden necesitar hasta 60 mg / día o más.

Al ser hidrosoluble no se almacena en el cuerpo y su excedente se elimina por la orina, pero si se supera la dosis diaria recomendada puede ocasionar diarrea. En algunas personas con tendencia a formar cálculos, se recomienda especial precaución con la dosificación por día, ya que al ser metabolizada puede cristalizar como oxalato de calcio en los túbulos renales.

Vitamina D

Vitamina DEs necesaria para mantener los huesos saludables y proporcionar al bebé, en sus primeros meses de vida, suficiente vitamina D. Para mantener unos huesos y dientes sanos, se requieren fosfato y calcio en el cuerpo. Muy poca vitamina D puede causar que los huesos de los niños se ablanden y puede provocar raquitismo (una enfermedad que afecta el desarrollo óseo en los niños).

Sólo algunos alimentos contienen una dosis de vitamina D, entre ellos están las setas, el pescado azul, pescados grasos como el atún, salmón y la caballa, el hígado de bacalao, la leche, mariscos como las gambas o los langostinos y los huevos.

La mejor manera de obtener vitamina D es la luz solar. Cada persona es diferente, hay personas que necesitan menos tiempo de exposición al sol para obtener suficiente vitamina D, también depende de otros como son la hora del día, la estación en que nos encontremos y por supuesto, nuestro tipo de piel. Eso sí, siempre la cantidad de sol que necesitamos para obtener suficiente vitamina D es mucho menor que la que se necesita para broncearse. Personas con la piel oscura o que siempre cubren su piel en su totalidad, pueden tener mayor riesgo de tener deficiencia de vitamina D.

Para la mayoría de las mujeres, la luz solar diaria combinada con un suplemento para el embarazo que contenga 400 IU de vitamina D será suficiente. Sin embargo, si los niveles de vitamina D son bajos, el médico recomendará un suplemento con mayor cantidad.

Vitamina K

Alimentos con vitamina KLa vitamina K es esencial para la coagulación de la sangre.

Además de ser necesaria para el desarrollo saludable de los huesos y la formación de proteínas en el hígado, la vitamina K juega un papel clave en la coagulación de la sangre:

  • Permitiendo que las heridas se curen adecuadamente. Esto es particularmente importante durante el trabajo de parto y justo después de haber dado a luz, cuando su cuerpo se está recuperando.
  • Los niveles suficientes de vitamina K también son cruciales para el bebé, por ello se le administra una inyección en el momento de nacer, para evitar el riesgo de sangrado excesivo.

Vitamina B

Se engloban en esta categoría una serie de sustancias diferenciadas unas de otras. Las personas vegeteranias pueden necesitar consumir complementos de este tipo.

  • Vitamina B1 o tiamina

Se requiere vitamina B1 o tiamina para aumentar los niveles de energía y regular el sistema nervioso. Una deficiencia de esta vitamina en mujeres embarazadas puede causar enfermedades asociadas, beriberi infantil en el recién nacido. Los bebés generalmente se ven afectados con esta enfermedad entre los 2 y 6 meses de edad debido a insuficiencia de tiamina en la leche materna. Los niveles bajos de vitamina B1 también pueden causar neuritis periférica o inflamación de los nervios.

La vitamina B1 se encuentra en los siguientes alimentos: cereales integrales, germen de trigo, alubias, coles de bruselas, berenjenas, tomates, espinacas, champiñones, guisantes, nueces, legumbres, pastas, arroz, huevos, vísceras y carne de cerdo. Las mujeres embarazadas requieren aproximadamente 1,4 mg de vitamina B1.

Se recomienda cocinar los alimentos de forma moderada y evitar la refrigeración prolongada, ya que puede destruir esta vitamina.

  • Vitamina B2 o riboflavina

La vitamina B2 , también conocida como riboflavina, mantiene una piel sana, buena vista y niveles de energía adecuados.

Las mujeres embarazadas requieren aproximadamente 1,4 mg de vitamina B2. Esta vitamina es muy importante para un embarazo saludable, ya que asegura el desarrollo de los órganos reproductivos y los tejidos corporales.

Se encuentra principalmente en productos lácteos, huevos, carne, pescado, pollo, brócoli, aguacate, champiñones, guisantes secos, legumbres, verduras de hoja verde como espinacas y espárragos.

  • Vitamina B3 o niacina

La vitamina B3 también se conoce como niacina. No solo interviene en los nervios y la digestión, sino que también ayuda a mantener una piel saludable.

Se requieren aproximadamente 18 mg de vitamina B3 durante el embarazo.

La vitamina B3 se encuentra principalmente en alimentos ricos en proteínas, también en legumbres, arroz integral, patatas, huevos, cacahuetes, cereales como cebada o avena, levadura de cerveza, queso, pan, pescado, carne y leche.

  • Vitamina B6 o piridoxina

La vitamina B6 o piridoxina ayuda a las mujeres embarazadas a superar las náuseas del embarazo y los vómitos. Interviene en la formación de los glóbulos rojos y en el desarrollo cerebral del bebé durante el embarazo. Ayuda a mejorar el sistema inmunológico.

Aproximadamente 1,9 mg de vitamina B6 es requerido por mujeres embarazadas.

La vitamina B6 está presente en huevos, pescado, aves, cerdo, hígado, soja, guisantes, legumbres, brócoli, zanahorias, melón, col, coliflor, zanahorias, soja, espinaca, plátano, semillas de girasol, cereales integrales, germen de trigo, arroz integral, avena, nueces y salvado. Las verduras con almidón, incluidas las patatas y las frutas no cítricas, también se encuentran entre las principales fuentes de vitamina B6.

  • Vitamina B9 o ácido fólico

La vitamina B9 ayuda a prevenir defectos del tubo neural como la espina bífida. Una deficiencia de ácido fólico, puede provocar anomalías tanto en la madre como en el bebé. Tales como anemia, incluidos síntomas como dolores de cabeza, dificultad para respirar, debilidad, fatiga, palpitaciones, irritabilidad y dificultad para concentrarse. En el feto la deficiencia de vitamina B9 puede originar el labio leporino o el paladar palatino.

La dosis diaria recomendada de ácido fólico para todas las mujeres es de 400 mcg. En el embarazo estas necesidades aumentan hasta los 600 – 800 mcg. diarios. Para reducir los riesgos de que el bebé tenga defectos en el tubo neural, el ácido fólico debe tomarse antes del embarazo, mínimo un mes antes de quedarse embarazada, así se logra reducir el riesgo en un 70%.

El ácido fólico se encuentra en las verduras de hoja verde como la espinaca y otros alimentos como el brócoli, champiñones, remolacha, coliflor, guisantes, legumbres, margarinas, panes, arroz integral, levadura de cerveza, frutas como fresas, naranja o plátano, pasta, nueces y cereales.

  • Vitamina B12

La vitamina B12 ayuda en el desarrollo neurológico del bebé. También ayuda en la formación de células sanguíneas. La deficiencia de esta vitamina durante el embarazo puede causar problemas de salud tanto en el bebé como en la futura madre. Tales como retraso del crecimiento intrauterino, resistencia a la insulina (para niños de 6 años), desarrollo cerebral deficiente, anemia, defectos del tubo neural en el bebé o incluso parto prematuro.

Se requieren aproximadamente 2,6 mcg de esta vitamina durante el embarazo.

Los productos animales, los productos lácteos como la leche, el yogur, el atún, la trucha, la carne de res, el jamón y las aves de corral son algunas de las mejores fuentes de vitamina B12.

 

Suplementos multivitamínicos

Además del suplemento de ácido fólico recomendado, lo mejor es obtener vitaminas y nutrientes de una dieta saludable. Las multivitaminas no diseñadas para el embarazo deben tomarse con cuidado ya que existen peligros asociados con dosis excesivas de nutrientes como las vitaminas A, D y B6.

 

Vegetariana, vegana y dietas especiales

Una dieta vegetariana variada y equilibrada debería proporcionar suficientes nutrientes para la futura madre y el bebé durante el embarazo. Sin embargo, es posible que resulte difícil obtener suficiente hierro y vitamina B12. Hable con su médico sobre cómo asegurarse que esté obteniendo la cantidad suficiente de estos importantes nutrientes.

Si se es vegano o se sigue otro tipo de dieta restringida, como evitar el gluten, debido a su intolerancia a los alimentos o por motivos religiosos. Consúltelo siempre con su médico, para asegurarse de que ambos reciben todos los nutrientes que necesitan.

Dejar respuesta

Escribe un comentario
Introduce el nombre