Inseminación artificial

Cuando una pareja asiste a una consulta de fertilidad, el doctor puede sugerir una técnica llamada “inseminación artificial”. Este es un procedimiento sencillo con pocos efectos secundarios, y puede ayudar a algunas parejas que no se han podido quedar embarazadas por medios naturales.

Inseminación Artificial

En la inseminación artificial, un médico inserta esperma directamente en el cuello uterino de una mujer, las trompas de Falopio o el útero. El método más común se llama “inseminación intrauterina (IUI)”, que es cuando se coloca el esperma en el útero. La inseminación artificial es uno de los primeros métodos sugeridos para tratar problemas de fertilidad.

Tipos de infertilidad que puede tratar la inseminación artificial

  • Infertilidad masculina

El procedimiento se puede utilizar para muchos tipos de problemas de fertilidad. En los casos de infertilidad masculina, a menudo se utiliza cuando hay un recuento de espermatozoides muy bajo o cuando los espermatozoides no son lo suficientemente fuertes como para nadar a través del cuello uterino y subir a las trompas de Falopio.

  • Infertilidad femenina

Cuando el problema es la infertilidad femenina, se realiza este procedimiento se tiene una condición llamada endometriosis o la mujer presenta algo que sea anormal en sus órganos reproductivos.

Este método también podría ser adecuado para la mujer que presenta una llamada “moco cervical no receptivo”. Esto significa que el moco que rodea el cuello uterino impide que los espermatozoides entren en el útero y las trompas de Falopio. La inseminación artificial permite que el esperma pueda omitir el moco cervical por completo.

Los doctores también sugieren a menudo la inseminación artificial cuando no pueden determinar la razón por la que una pareja es infértil.

Siempre hay dudas antes de una inseminación artificial

 

¿Qué factores influyen en el éxito de la inseminación artificial?

Las tasas de éxito para la inseminación artificial varían. Algunas de las razones por las que las posibilidades podrían ser más bajas son:

  • Edad cronológica avanzada de la mujer.
  • Mala calidad del semen o esperma.
  • Caso grave de endometriosis.
  • Irrevertible daño en las trompas de Falopio, por lo general, debido a infecciones a largo plazo.
  • Bloqueo de las trompas de Falopio. En este caso, la inseminación intrauterina no funcionará.

 

Pruebas necesarias antes de realizar una inseminación artificial

  1. Ecografía para ratificar que el útero y los ovarios estén en buenas condiciones para iniciar el tratamiento.
  2. Para confirmar la permeabilidad de las trompas de Falopio se requiere una histerosalpingografía. Se necesita que por lo menos una de las trompas este perfectamente funcional para que surja efectos positivos la inseminación.
  3. Analítica hormonal completa.
  4. Análisis de semen (Seminograma) para corroborar que una vez potenciado sea apto para fecundar los ovocitos que en el momento estarán esperando en las trompas de Falopio.

 

Inseminación cervical vs Intrauterina

Existen dos procedimientos diferentes de inseminación artificial:

  • La inseminación intrauterina (IUI), que es más común hoy en día.

  • La inseminación intracervical (ICI), también conocida como inseminación intravaginal.

La IUI es más eficaz que ICI, la inseminación intracervical. Al colocar el esperma más alto en el tracto reproductivo femenino, más esperma llegará a la zona de la trompa de Falopio donde podrían tener un mayor éxito con los óvulos.

 

Pasos para la realización de la inseminación artificial

Vamos a revisar los pasos para un procedimiento de inseminación artificial exitosa.

El examen físico

Para comenzar, el procedimiento de inseminación artificial, tanto usted como su pareja masculina (o su donante potencial) deberán someterse a un riguroso examen físico completo, incluyendo análisis de sangre.

El médico hará un análisis de esperma obteniendo una muestra de semen de la pareja masculina (o donante de esperma). Esta muestra podrá ser utilizada durante el procedimiento de inseminación artificial.

Si la pareja tiene un recuento bajo de espermatozoides, podrá dar muestras de esperma de más de una eyaculación, si es necesario.

 

Medicamentos para la fertilidad y monitoreo

Aunque no es necesario, el médico podrá recetar medicamentos para la fertilidad como por ejemplo: el clomid o gonadotropinas inyectables antes del procedimiento de inseminación artificial. La combinación de tratamientos hormonales con la inseminación intrauterina parece dar a las parejas con problemas de fertilidad una mejor oportunidad en el embarazo.

La gonadotropina coriónica humana (hCG) también se puede administrar antes del procedimiento de inseminación artificial para desencadenar el proceso de la ovulación. La inserción de esperma de la pareja (o esperma de donante) debe hacerse en un plazo de 24 a 36 horas después de esta inyección.

clomid o gonadotropinas inyectables

Si la paciente está tomando medicamentos para la fertilidad, se le monitoreará de cerca con análisis de sangre y ultrasonidos para asegurarse de que sus óvulos se estén desarrollando de una manera saludable. El médico también puede recomendar el control de los ciclos ovulatorios tomando una temperatura corporal basal diaria (BBT) y controlando los cambios en el moco cervical.

El médico también podrá pedir que se supervise la ovulación mediante el control de la hormona LH en la orina. Cuando esta hormona LH aumente indicará que se está a punto de ovular. Una vez que se produzca la ovulación y se registren los valores más altos de la hormona LH, podrá optar por hacer uno o dos procedimientos de inseminación artificial cada ciclo.

 

Preparación del esperma

Para una inseminación intrauterina, la muestra de esperma se someterá a un procedimiento especial de lavado y procesamiento. Después de que se obtiene una muestra de semen, los espermatozoides se lavan y se concentran para maximizar las posibilidades de concepción. Durante esta fase de lavado y procesamiento, los productos químicos potencialmente tóxicos son eliminados, junto con una cáscara de plasma seminal que rodea cada célula de esperma.

Beneficios del proceso de lavado de semen

  • Los espermatozoides se concentran para aumentar sus probabilidades de quedar embarazada.
  • Puede impedir la posible respuesta alérgica al esperma.
  • Puede ayudar a minimizar cualquier cólico uterino.

 

Inserción de espermatozoides

El procedimiento de inseminación artificial es rápido y generalmente indoloro. Cuando comience el procedimiento, la paciente deberá acostarse como lo haría normalmente para un examen pélvico. Se insertará un espéculo y se preparará la muestra de esperma para su inserción. El esperma se colocará completamente en la cavidad uterina con un catéter delgado y una jeringa.

Para los que usan la inseminación intracervical (ICI), el esperma se colocará en la vagina y se depositará en el cuello uterino con un catéter blando.

Cualquier inseminación debe ser cuidadosamente programada para que ocurra durante la ovulación o un poco antes. Sabemos que, en algunas parejas, los espermatozoides pueden permanecer viables en el tracto reproductivo femenino y resultar en la fertilización de un óvulo durante cinco días (después de tener relaciones sexuales).

Los óvulos son fertilizables por sólo 12 a 24 horas (máximo) después de la ovulación. Por lo tanto, la inseminación intrauterina debe ser adecuadamente cronometrada para que los espermatozoides se muestren para la fecha, mientras que los huevos sean todavía viables.

 

Descanso

Después del procedimiento de inseminación artificial, se coloca una cápsula o esponja cervical en la vagina para mantener el esperma cerca del cuello uterino. Esta esponja o tapón se puede retirar varias horas después del procedimiento, sin embargo, es bueno que la paciente se mantenga acostada durante 15 o 20 minutos.

Algunos expertos creen que acostarse después del procedimiento aumenta las posibilidades de embarazo. Para ayudar a que este proceso sea más relajante, es bueno que se cuente con algún factor que permita una mayor relajación. Si no se puede quedar embarazada después de varios ciclos de inseminación, el médico deberá realizar más pruebas de fertilidad o pasar los otros métodos de reproducción FIV o la ovodonación.

 

¿Cuándo usar el esperma de un donante para la inseminación artificial?

Actualmente, muchas mujeres utilizan el esperma de un donante para el procedimiento de inseminación artificial. Algunas razones del por qué son:

  • Si el esperma de la pareja es de mala calidad o cantidad, el esperma del donante podrá ayudar a lograr un embarazo seguro.
  • Algunos hombres con trastornos genéticos pueden optar por utilizar esperma de un donante para el procedimiento de inseminación artificial, y así no correr el riesgo de traspasar dichos trastornos genéticos a sus hijos.
  • El uso de un donante de esperma es también una opción muy popular para las mujeres solteras o parejas lesbianas que quieren construir una familia propia.

El médico puede sugerir intentarlo de 3 a 6 veces con hormonas inyectables antes de pasar a otro tratamiento. Pero si la inseminación artificial no es exitosa, existen otros métodos a los que se puede recurrir para lograr un embarazo. Por ejemplo: la fertilización invitro con los propios óvulos o con óvulos de donantes (ovodonación).

 

Riesgos de la inseminación intrauterina en mujeres

El riesgo de complicaciones con la inseminación intrauterina es muy bajo. La mujer podría desarrollar una infección en el útero a consecuencia de una contaminación bacteriana originada por la muestra de semen, el catéter estéril en la vagina o el área cervical durante el procedimiento. La cuidadosa limpieza del cuello uterino y la técnica cautelosa hacen que estas complicaciones sean definitivamente una rareza.

Dejar respuesta

Escribe un comentario
Introduce el nombre