Fecundación in vitro (FIV) e ICSI

En la actualidad, la fecundación in vitro (FIV) es prácticamente una palabra familiar. Pero no hace mucho, era un recurso misterioso para la combatir la infertilidad que produjo lo que entonces se conocía como “bebé probeta”.

A diferencia del proceso más simple de la inseminación artificial (donde el esperma se coloca en el útero y la concepción sucede normalmente), la fecundación in vitro implica la unión de óvulos y espermatozoides fuera del cuerpo (en un laboratorio) y una vez que un embrión o embriones se forman, son colocados en el útero.

Fecundación in vitro (FIV-ICSI)

La fecundación in vitro es un conjunto de técnicas complejas y costosas, pero con tasas de éxito elevadas, alrededor del 40% en mujeres menores de 35 años. La tasa de éxito depende de factores como la edad de la mujer, la causa de la infertilidad, la calidad de los embriones, la técnica de FIV utilizada, entre otros.

¿Qué es la fecundación in vitro?

La fecundación in vitro (FIV) es una técnica de reproducción asistida compleja que utiliza una serie de procedimientos para tratar la infertilidad o problemas genéticos y conseguir la concepción de un niño.

Durante esta sofisticada técnica, los óvulos maduros son extraídos de los ovarios mediante la punción folicular y fecundados por el esperma en un laboratorio. Se observa detenidamente la evolución de estos los embriones, hasta que son óptimos para transferir en el útero de la mujer. Un ciclo de fecundación in vitro dura alrededor de dos semanas.

La fecundación in vitro es una de las más usadas y eficaces técnicas de reproducción asistida, permite usar los óvulos propios de la mujer y el esperma de la pareja, no obstante, existen diferentes variantes dentro de una fecundación in vitro convencional.

Si la mujer no puede producir sus propios óvulos, o los produce con muy baja calidad, o con elevado riesgo de transmitir enfermedades hederitarias, se recurre a la donación de óvulos, conocido como ovodonación o FIV-RO, donde la paciente solamente recibe la transferencia embrionaria.

Este proceso también se puede realizar con el esperma de un donante, en este último caso, estaríamos hablando de Adopción de Embriones (ADE), este tratamiento se basa en la transferencia de embriones previamente congelados, procedentes de parejas que han logrado el embarazo mediante la fecundación in vitro y ceden estos embriones sobrantes a otras parejas que los necesiten.

  • ¿Cuáles son las causas de la infertilidad?

Cuando se trata de infertilidad, la fecundación in vitro puede ser una opción si uno de la pareja ha sido diagnosticado con:

  • Bajo conteo de espermatozoides
  • Endometriosis
  • Problemas con el útero o las trompas de Falopio
  • Baja reserva ovárica
  • Problemas de anticuerpos que dañan el esperma u óvulos
  • La incapacidad de los espermatozoides para penetrar o sobrevivir en el moco cervical
  • Problemas de fertilidad de origen desconocido

Fecundación in vitro paso a paso

En 1978 nació en Inglaterra el primer bebé a través de fecundación in vitro: Luise Brown, desde entonces más de 5 millones de niños han nacido gracias a esta técnica, os dejamos los pasos necesarios para realizar la fecundación in vitro con éxito.

  • Estimulación ovárica

El primer paso en la fecundación in vitro consiste en inyectar a la mujer diariamente hormonas, a partir del segundo día del ciclo, para que se produzca el mayor número de ovocitos maduros posibles antes de la ovulación.

El médico deberá ir realizando las pruebas de control necesarias, ecografías, análisis de sangre o ultrasonidos, para determinar si los folículos están listos para su extracción, que se realizará justo antes de que emerjan estos folículos en los ovarios, ya que si son extraídos demasiado pronto o demasiado tarde, no se desarrollarán normalmente.

Alrededor del día 12 del ciclo, según estime oportuno el médico, y siempre que la respuesta de los folículos haya sido la correcta, se procederá a la punción. Para los días previos a al día de la extracción, se proporcionará a la paciente instrucciones especiales, sobre qué fármacos tomar.

  • Punción de los ovocitos

En el momento de la punción folicular la mujer deberá estar bajo anestesia completa. El médico localizará los folículos en los ovarios mediante un control por ultrasonido y aspirará el líquido folicular para extraerlo de los ovarios con una aguja hueca. La punción suele tardar de 15 a 30 minutos. Una vez finalizado, se deberá guardar reposo en la clínica.

Normalmente, una vez acabado el reposo y antes de poder marcharse a casa, el médico nos informará de cuántos ovocitos maduros se han extraído y cuántos son óptimos para realizar la fecundación.

Desde el día siguiente a la punción se comenzará un nuevo tratamiento con estrógenos y progesterona, que prepara el endiometrio (capa uterina donde implantan los embriones) para recibir a los embriones que van a ser transferidos.

  • La fecundación: la unión del ovocito y el espermatozoide

Inmediatamente después de la extracción, los óvulos serán fecundados en el laboratorio con el esperma de la pareja (el cual habrá donado ese mismo día) o del donante.

Los óvulos fecundados se mantendrán en la clínica bajo observación para asegurar un crecimiento óptimo. Dependiendo de la clínica, hay que esperar de tres a cinco días hasta que el embrión alcance una etapa de blastocito más avanzada.

fecundación: la unión del ovocito y el espermatozoide
Fecundación en el laboratorio
  • La transferencia de embriones

Una vez que los embriones estén listos, la paciente deberá regresar a las instalaciones de la clínica para que los médicos puedan transferir uno o más óvulos fecundados a su útero. Este procedimiento es más rápido y fácil que la punción del óvulo. El médico insertará un tubo flexible llamado catéter a través de la vagina y el cuello uterino, donde se depositarán los embriones.

Para aumentar la tasa de éxito y lograr el embarazo, la ley española permite transferir hasta 3 embriones a la vez, aunque la mayoría de los expertos en fecundación in vitro no recomiendan transferir más de dos embriones a la vez, debido al riesgo que un embarazo múltiple supone para la futura madre y para los bebés.

Los embriones sobrantes se pueden vitrificar (congelar) y usarlos en posteriores ciclos de fecundación in vitro o donar a parejas con problemas de fertilidad.

  • La betaespera

Los días posteriores a la transferencia del embrión o embriones, la mujer podrá llevar una vida normal, pero siempre manteniendo un cierto reposo, no hacer deporte o esfuerzos físicos importantes.

Sobre el día 12 del ciclo se realiza la primera prueba de embarazo en sangre, ya que mediante un simple test de orina aun no es posible detectar la hormona beta-HCG. Esta espera es la que comúnmente se conoce como Betaespera.

Si el resultado es positivo se debe notificar a la clínica para realizar una ecografía de control y comprobar que el embarazo se está desarrollando satisfactoriamente. A partir de este momento se puede realizar el seguimiento de la misma manera que un embarazo normal.

Si el resultado es negativo y se han podido congelar embriones sobrantes no transferidos, se podrá volver a transferir estos embriones en el siguiente ciclo, únicamente la mujer deberá preparar su endiometro con progesterona. Si no se pudo congelar ningún embrión sobrante, se deberá volver a empezar el ciclo completo de FIV.

 

ICSI o Inyección intracitoplasmática de esperma

En los casos de que exista una baja concentración de espermatozoides del hombre o estos no sean de buena calidad, los médicos podrán combinar la fecundación in vitro con un procedimiento llamado inyección intracitoplasmática de esperma o ICSI.

En esta técnica, se selecciona el espermatozoide óptimo de la muestra de semen o en algunos casos directamente de los testículos, biopsia testicular, y se fecunda el óvulo insertando el espermatozoide directamente. Una vez que se produce un embrión viable, se transfiere al útero utilizando el procedimiento habitual de fecundación in vitro.

En la mayoría de clínicas, se utiliza la técnica ICSI aun cuando no haya problemas en la calidad o cantidad del semen del hombre, de hecho se utiliza cerca del 80% de los casos de infertilidad que requieren la técnica de fecundación in vitro.

 

¿Qué diferencias hay entre FIV e ICSI?

Os dejamos un video explicativo con todas las diferencias existentes entre FIV e ICSI.

 

¿Qué hacer con los embriones sobrantes?

Congelación de embriones
Congelación de embriones

Cualquier embrión de calidad que no se utilice en su primer intento de fecundación in vitro, se puede congelar, ser criopreservados mediante el método de vitrificación, para su uso posterior. Esto le ahorrará dinero a la pareja si se somete a la fecundación in vitro una segunda o tercera vez. Si no se utilizaran los embriones sobrantes, se pueden donar a otras parejas con problemas de fertilidad, o pueden tomar la decisión de destruir los embriones.

Tasa de efectividad según la edad

La edad de una mujer es un factor importante en el éxito de la fecundación in vitro. Por ejemplo, una mujer menor de 35 años que se somete a un procedimiento de FIV tiene un 40% de probabilidades de tener un bebé, mientras que una mujer con más de 40 años tiene una probabilidad de 12%.

Sin embargo, la tasa de éxito está aumentando en cada grupo de edad conforme se va especializando la técnica y los especialistas se vuelven más experimentados.

 

Ventajas de la fecundación in vitro

Primeramente, se debe realizar un estudio de fertilidad en la pareja para poder detectar de dónde proviene el problema de infertilidad y para obtener la información completa de si existe una anomalía morfológica.

El objetivo de la fecundación in vitro es el embarazo, y con esta técnica se estima que seis de cada diez mujeres consiguen el sueño de ser madres gracias a esta técnica de fecundación in vitro.

Después de las distintas fases del proceso de la fecundación in vitro (estimulación de los ovarios, punción de los ovocitos, preparación de la muestra de semen, fecundación y trasferencia embrionaria) se da la posibilidad de realizar una última fase, que es la congelación de embriones de calidad sobrantes para ciclos posteriores después de la fecundación in vitro, si la decisión es conservar estos embriones, se realizará la criopreservación de los embriones por el método de vitrificación.

Otra ventaja que se destaca es la seguridad y la comodidad. Una vez de concluido el proceso de fecundación in vitro, el cual dura aproximadamente de 15 a 20 días, tan solo quedará esperar unos cuantos días más para realizar un test de embarazo en sangre, durante esta espera no es necesario un reposo absoluto y se puede llevar una vida relativamente normal sin esfuerzos físicos importantes.

 

Desventajas y riesgos de la Fecundación In Vitro

Dentro de los riesgos e inconvenientes de la fecundación in vitro destacan:

  • Embarazo múltiple

Si más de un embrión es transferido al útero de la mujer existe la posibilidad de que se desarrolle un embarazo múltiple, con los riesgos inherentes que conlleva un embarazo de este tipo. La Ley española ha fijado un máximo de 3 embriones transferidos para una fecundación in vitro.

Con la transferencia de 2 embriones, la probabilidad de tener un embarazo gemelar es del 6%. En los casos donde se transfieren 3 embriones, la probabilidad de tener un embarazo doble se sitúa en el 12% y también existe un 3% de probabilidad de tener embarazo triple.

  • Síndrome de Hiperestimulación Ovárica (SHO)

Se produce cuando hay una elevada respuesta de los ovarios ante la medicación administrada de estimulación ovárica. En estos casos el tratamiento de fecundación in vitro se suspende antes de la punción folicular.

  • Embarazo ectópico

Hablamos de embarazo ectópico o extrauterino cuando el embrión se implanta fuera del útero, especialmente en la trompa de Falopio. Cerca del 5% de pacientes que se someten a un tratamiento de fecundación in vitro pueden tener este tipo de embarazo, siendo solamente del 1% cuando se consigue el embarazo de forma natural.

  • Aborto natural

Aun obteniendo positivo en los test de embarazo en sangre, cerca del 20% de los embarazos logrados por FIV termina en aborto natural espontáneo las primeras semanas de embarazo, dependiendo de la edad y de las causas de infertilidad de la pareja.

  • Otras desventajas

La medicación hormonal que debe suministrarse la paciente, en la mayoría de casos debe ser autoadministrada, y puede llevar a complicaciones.

El momento de la punción ovárica, se realiza en el quirófano y bajo sedación completa.

Precio FIV

El coste total de un tratamiento de fecundación in vitro dependerá principalmente del centro o clínica de reproducción asistida, del país donde se realice y de la técnica que se lleve a cabo.

En España el precio de una fecundación in vitro puede oscilar entre los 3.500 y 5.000€, un precio más elevado que en otras técnicas de reproducción asistida como la inseminación artificial, que el precio puede rondar de los 600 a 1.000€.

La medicación hormonal que recibe la paciente no suele estar incluida en estos presupuestos y ronda los 1.500€.

Los precios aumentarán si se requieren técnicas adicionales como:

  • Donación de óvulos
  • Donación de semen
  • Cultivo a blastoncito a partir del 3º día
  • Vitrificación de los embriones sobrantes y mantenimiento
  • DGP (Diagnóstico Genético Preimplantacional)

Dejar respuesta

Escribe un comentario
Introduce el nombre