¿Qué es la betaespera?

El término “betaespera” se refiere al periodo de tiempo que transcurre después de realizarse un tratamiento de reproducción asistida, por inseminación artificial o por una transferencia de embriones después de una fecundación in vitro u ovodonación, hasta el momento en que se realiza la prueba de embarazo. La duración de la betaespera es de aproximadamente de 10 a 15 días (unas 2 semanas).

Betaespera Positiva

Durante la betaespera, brotan una multitud de sentimientos y preocupaciones en aquellas mujeres y en sus parejas, que han tenido que recurrir a la reproducción asistida para ver cumplido el sueño de ser padres. En este tiempo, sentimientos contradictorios conviven, la esperanza, el optimismo y la ilusión se mezclan con la ansiedad, el estrés y la impotencia antes de conocer si el resultado del test de embarazo es positivo o negativo.

¿De dónde surge el término de “Betaespera”?

El témino de betaespera viene directamente del nombre de la hormona analizada durante la prueba de embarazo en sangre, llamada beta- hCG (Gonadotropina Coriónica Humana).

Esta hormona es liberada por el embrión, desde el momento que ocurre la implantación en el útero. Precisamente, la hormona beta- hCG es la que favorece la secreción de progesterona por parte del cuerpo lúteo, permitiendo el desarrollo del endometrio y con ello, el crecimiento del feto.

¿Cuándo se puede realizar la primera prueba?

Se recomienda realizar la prueba de embarazo a partir del décimo día después de realizarse el tratamiento de reproducción asistida, donde los niveles de la hormona beta- hCG pueden ser perfectamente detectables en la sangre de la futura madre.

No se recomienda realizar el test de embarazo en sangre antes de tiempo debido a que pueden darse falsos negativos y falsos positivos. De realizarse la prueba de embarazo antes de tiempo y generar un resultado positivo, es necesario ser muy cautelosa y esperar de igual forma otro resultado positivo después de la betaespera, que confirme finalmente el embarazo.

Antes de conocer tales resultados, pueden surgir una serie de síntomas característicos que deben ser conocidos por las pacientes de fertilización para que se sientan familiarizadas y sepan cómo afrontar una betaespera.

Síntomas principales en la Betaespera

Se debe dejar claro que los síntomas de una mujer durante la betaespera no son indicativos de haber conseguido una gestación. Por esta razón, después de un tratamiento de reproducción asistida, lo más probable es que los síntomas se relacionen con los efectos secundarios de la estimulación ovárica, producida por el consumo de progesterona durante este tiempo.

Sin embargo, no hay que descartar que estos síntomas pueden ocurrir tanto si finalmente el test de embarazo resulta positivo o como ser negativo. Es decir, que estas señales siempre van a estar pase lo que pase. Cada cuerpo reacciona de una forma distinta al tratamiento de reproducción asistida.

Estos son los principales síntomas que se pueden generar durante el periodo de la betaespera.

  • Dolor lumbar similar a la regla
  • Pinchazos en los ovarios
  • Manchado marrón o ligero sangrado
  • Aumento de las ganas de orinar
  • Flujo vaginal transparente o amarillo
  • Hinchazón abdominal
  • Dolores de cabeza y jaquecas acompañadas de náuseas
  • Aumento del tamaño y la sensibilidad en los pechos
  • Cambios bruscos de humor
  • Cansancio y sueño
  • Estreñimiento
  • Insomnio

Aunque muchos de estos síntomas, suelen preocupar a las mujeres que se someten al tratamiento, son relativamente normales durante la reproducción asistida. Por este motivo, el control de las emociones y de la ansiedad será esencial para sobrellevar estos síntomas.

Por otro lado, pueden originarse falsas esperanzas cuando se manifiestan las náuseas y mareos, pero siempre el resultado certero será al finalizar la betaespera y realizar el ansiado test de embarazo en sangre, ya que los síntomas no identifican un embarazo, sino que más bien forman parte del tratamiento y del proceso de espera.

Consejos a seguir durante la Betaespera

El periodo de la betaespera conlleva sufrir muchos altibajos emocionales en los futuros padres, y puede ser una situación difícil para muchos. Por esta razón, es importante conocer algunos consejos y así ayudar a sobrellevar de la mejor forma posible la carga que puede representar una betaespera.

Mente ocupada es igual a mente sana

Un buen ejercicio mental es seguir con las rutinas del día a día, con total normalidad. Al mantenerte ocupada en diferentes labores o actividades, evitarás que la incertidumbre tome el control de tus emociones. Recuerda que el ocio es una puerta de entrada para los sentimientos adversos a tu paz interior.

No excedas el concepto de reposo

Es verdad que debes mantener la mente sana, pero tampoco es necesario solicitar la baja laboral y hacer un reposo absoluto. En realidad, el estar de reposo completamente solo hará que la espera se haga más larga de lo normal.

La única razón justificable de solicitar la baja laboral, por supuesto, es que el tipo de trabajo suponga algún riesgo, como por ejemplo: levantar demasiado peso o estar expuesto a posibles contagios.

No te obsesiones con los síntomas

Los síntomas de la betaespera pueden ser debidos al tratamiento y a los nervios generados por la incertidumbre y no significan siempre que ya estés embarazada. Es un poco complicado de entenderlo, pero su comprensión es fundamental ya que te ayudará a no obsesionarte con las reacciones de tu cuerpo.

Prepárate para un resultado negativo

Los tratamientos de reproducción asistida, no siempre logran un embarazo en el primer intento. Por tanto, hay que mantenerse positivos y con fuerzas para realizar los esfuerzos que sean necesarios. Interiorizar la idea de un resultado negativo ayuda a sobrellevar el fracaso y evitar la frustración. Por eso, mantén sana tu mente realizando actividades que te alejen de esos pensamientos de angustia.

Resultados de la Betaespera

Betaespera positiva

Un resultado mayor de 50 mUI/ml de la beta hCG, después del 10º día del tratamiento, es considerado positivo y debe programarse una ecografía de control para confirmar la presencia del saco gestacional y que se ha implantado en el útero correctamente.

Si por el contrario es menor de 50 mUI/ml, hay que repetir estos análisis cada 48 horas, para controlar la evolución del nivel de la hormona beta hCG, si estos valores van aumentando se puede confirmar que el embarazo va evolucionando correctamente.

Una betaespera positiva es el sueño de toda mujer que se ha sometido a un tratamiento de reproducción asistida. Es el mayor éxito después de haber superado cualquier barrera de infertilidad para finalmente vivir la hermosa experiencia de estar embarazada y de sentir a un bebé en el vientre.

Betaespera negativa

Un valor menor de 5 mUI/ml, se considera que no hay embarazo. En este caso hay que afrontarlo de la mejor forma posible.

 

Dejar respuesta

Escribe un comentario
Introduce el nombre