cerrar
Mamibicho

Tipos de nudos para fulares portabebés

El porteo con un fular portabebé se puede hacer en diferentes posiciones, en este artículos os explicaremos los tipos de nudo existentes y os mostraremos videos de cómo hacerlos. ¿Todavía no tienes un fular portabebé? Pásate por el artículo tipos de fulares portabebés.

Nudos portabebe

Nudos de una capa

El bebé va envuelto en una sola capa de tela, los más comunes son los nudos bandolera o canguro.

  • Nudos Bandolera

El nudo se hace antes de colocar al bebé en el fular, el bebé quedará en forma de bandolera, de ahí su nombre, se carga al hombro el peso del bebé y se le sujeta diagonalmente. El nudo puede ser fijos o corredero, el nudo fijo requiere práctica para realizarlo correctamente y que el bebé quede perfectamente ajustado.

Las posiciones para portear al bebé con este nudo son delante, tanto erguido como tumbado, y a la cadera, eso si erguido. También admite en la espalda, tanto erguido como tumbado.

Un fular corto es suficiente para este tipo de nudo.

  • Nudos Canguro

En este tipo de nudos se coloca primero al bebé y después se anuda el fular. Son los más ergonómicos, respetan la postura natural del bebé, espalda en forma de “C” y las rodillas más elevadas que el trasero, es decir, formando una “M”. Por ello se pueden usar desde el primer día de vida del bebé.

Se puede portear en diferentes posiciones poniendo al bebé delante, a la espalda y a la cadera. El nudo más complicado es el de la posición delantera, pero con esta postura se puede llevar al bebé más inclinado lo que permita dar el pecho más cómodamente o que se duerma.

Con un  fular corto podemos hacer este tipo de nudo canguro sin problemas.

Otro tipo de nudos de una capa son el nudo a la cadera con bucle o cruz envolvente detrás.

Video fular portabebé canguro delante

Video fular portabebé canguro detrás

Nudos de dos capas

Este tipo de nudo hace referencia a la cantidad de capas de tela que recubren al bebé, en este caso el bebé está cobijado con dos capas de tela, las cuales se entrelazan diagonalmente. No son recomendados en bebés recién nacidos o prematuros, debido a que se ejerce presión en la espalda del bebé con el punto de unión de ambas bandas. Son aconsejados en bebés a partir de 6 meses aproximadamente, cuando ya se sientan solos. Las más comunes son los nudos de cruces simple y doble y el nudo doble hamaca.

  • Cruz Simple

Son uno de los nudos más simples, pero no se aconsejan para bebés pequeños. Se puede hacer primero el nudo, fijo o corredizo, y después colocar al bebé.

Las posiciones de porteo que permite este nudo son delante y detrás, erguido en ambos casos. Este tipo de nudo simple no reparte correctamente en peso del bebé, por lo que no es recomendado para personas con dolor de espalda. Sirve un fular corto para hacer estos nudos.

 

  • Cruz Doble

Se diferencia de la cruz simple en la manera de ponerse el fular, más cómoda que la simple, pero la posición del bebé no varía. Se puede llevar al bebé en las mismas posiciones que en la cruz simple y también en la cadera. Para este tipo de nudos se necesita un fular más grande, fular estándar, según la talla del portador.

  • Doble Hamaca

En este tipo de nudos se portea al bebé en la espalda, también recomendado para bebés a partir de 6 meses. Como ventaja cabe destacar que se puede poner una especie de banda a la altura del pecho, que ayuda a equilibrar el peso del bebé. Sobretodo en caso de bebés con peso elevado. Se necesita un fular estándar.
Otro tipo de anudados de doble capa son la Cruz envolvente, donde las tiras laterales van por dentro.

Nudos de tres capas

Por lo general estos nudos se basan en hacer cruces con la tela del fular y envolver al bebé en tres capas, la primera capa se pone de manera horizontal y las dos siguientes en diagonal. Es aconsejado para bebés a partir de 6 meses y con un mayor peso.
  • Cruz envolvente

 Este tipo de nudos tiene un sinfín de variantes para ir adaptándolo a cada situación y necesidad. Se puede portear con el bebé hacia delante o llevarlo en la espalda. Son unos nudos sencillos, una vez que se practica,  y que otorgan una postura correcta, por ello son de los más usados.
Una de las variantes de la cruz envolvente es el denominado cruzado triple, se diferencian en la tira horizontal si queda más o menos pegada al bebé. Se necesita un fular largo para este tipo de nudos.

  • A la cadera con bucle

Este nudo es muy sencillo de poner, al tensar el fular quedará el bebé como una bandolera. Se pueden usar fulares cortos, de 3,6m, con el que solo se envolverá al bebé con una capa de tela, si se usa un fular más largo, se pueden tener dos tiras diagonales.

¿No te convencen los fulares portabebé? Te puede interesar ver: Las mejores mochilas portabebé

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *